skip to Main Content
Menu

Cosas que tal vez no sabías del carrovelismo… (1a parte)

Lsbcn Sabiasquei

El empleo del viento como medio de impulsión en tierra surge como una aplicación de los conceptos usados en el agua, para aprovechar la fuerza de Eolo a través de una vela.

Fueron los Egipcios los primeros que registran datos sobre el uso de carros a vela

El Faraón Amenembat II de la XII dinastía (2000 a. C) es probablemente el precursor de este medio de locomoción con verdaderos carruajes “a viento”, que eran empleados para movilizar tropas.

La próxima aplicación mas cercana fué de los romanos en el año 405 a.C. cuando Flavius Vegetius escribió en una obra titulada Epitoma rei Militaris sobre un carro empujado por el viento.

Los Chinos también fueron, por otro lado, innovadores en tiempos lejanos. El emperador Liang Yuang Ti en sus escritos conocidos como Chin Liu Tzu y haciendo una correlacion de epocas que en el año 247 a. C., “Koatschang Wu-Shu construyó un carro a vela capáz de transportar a treinta hombres por cientos de kilometros en una jornada”.

Y llegando a nuestra era, ya en 1543 existió en Europa, un tal Johan Fiedrich que construyó un vehículo terrestre a vela.

La más contundente prueba la dio Simon Stevin, un Ingeniero y Matemático Brugelino nacido en 1548, cuando en 1598, por encargo del Principe de Orange, el Conde Maurice de Nassau, construyó un verdadero colectivo a vela “para reducir la fatiga de los caminantes” de aquel entonces. Este carro transportó 28 personas por 75 Km en dos horas ininterrumpidas.

De aquí en adelante todo fue un constante evolucionar de velas y vehículos como medios de transporte hasta que en 1898, en una pequeña ciudad Belga en el límite con Francia llamada De Panne, surgió una idea de crear una actividad competitiva. La idea fué de los Hermanos André y Francois Dumont quienes comenzaron a desarrollar nuevos carros con la idea de tener mas velocidad.

El carrovelismo evoluciona hasta nuestros días, siendo actualmente un deporte que cuenta con una federación internacional que gobierna los más de 80.000 pilotos de todas las modalidades y clases.

Entre las clases que más han ayudado a la popularización del deporte encontramos a BLOKART que además de ser una marca comercial de carros a vela, se ha consolidado como una clase monotipo dentro del carrovelismo.

La historia de Blokart es la historia del sueño de un hombre y su familia. Paul Beckett… pero esta historia os la contamos otro día.

 

Back To Top